Crisis Prolongadas

kola-nut-829934_1280

Grupo  de Trabajo del MSC sobre Crisis Prolongadas

Coordinadora:

Mariam Aljaajaa – Arab Network for Food Sovereignty

Facilitadores técnicos:

Razan Zuayter – Arab Network for Food Sovereignty

Gertrude Kenyangi – SWAGEN

Roy Anunciacion – People’s Coalition for Food Sovereignty (PCFS)

Marco de Acción para la seguridad alimentaria y la nutrición en crisis prolongadas 

Proceso 2016

Octubre 2016

Actualización del Grupo de trabajo sobre Crisis prolongadas, incluye el informe sobre el acto de divulgación del CSA que tuvo lugar en Nairobi, septiembre 2016

Septiembre 2016

Marco de Acción para la seguridad alimentaria y la nutrición en crisis prolongadas: que nadie se quede atrás  

Acto de divulgación del CSA, Nairobi, Kenya 19 Septiembre 2016

  • Agenda (solamente disponible en inglés)

Objetivo del evento: el objetivo del evento es el de fomentar la sensibilización del Marco de Acción del CSA en los países afectados por crisis prolongadas y promover la operacionalización sobre el terreno, capitalizando los esfuerzos existentes y relevantes a nivel nacional.

Participantes:  Gobiernos, representantes del Mecanismo de la Sociedad Civil y del sector privado, personal de FAO, FIDA, PMA de los siguientes países.

1. Chad

2. Republica Democratica del Congo

3. Etiopia

4. Somalia

5. Sudan del Sur

6. Sudan

Participaran también, actores basado en Kenya, incluidos donantes.

Resultados esperados: Los participantes identificarán puntos de acciones y recomendaciones para la operacionalización del Marco de Acción del CSA y crearán conjuntos de prácticas que puedan orientar los esfuerzos de operacionalización en sus propios países (según la disponibilidad de recursos)

Marzo 2016

Lee la contribución del Grupo de Trabajo relacionada al punto del orden del día “Diseminación del Marco de Acción” de la reunión de la Mesa y el Grupo Asesor del CSA del 31 marzo

Antecedentes 2012-2015

El grupo de trabajo del MSC sobre crisis prolongadas había estado participando activamente en el proceso del CSA sobre crisis prolongadas desde su materialización en 2012. A través de sus miembros en el Comité Directivo del CSA y en el Equipo de Apoyo Técnico, y su participación en las consultas electrónicas, las reuniones del GTCA y la consulta mundial en Etiopía, el grupo de trabajo del MSC logró contribuir en gran medida al proceso de preparación del Marco de Acción para la seguridad alimentaria y la nutrición durante crisis prolongadas (Marco de Acción del CSA), aportando las experiencias, opiniones, convicciones y necesidades de las comunidades vulnerables a las crisis prolongadas.

Aunque estaba previsto aprobar el Marco de Acción del CSA en el 41º período de sesiones del CSA, las largas discusiones en las negociaciones de julio de 2014 hicieron que fuera imposible finalizar el Marco de Acción en ese año. En diciembre de 2014 se puso a disposición un borrador revisado del ahora llamado Marco de Acción para la seguridad alimentaria y la nutrición durante crisis prolongadas.

La reunión del Comité de Coordinación del MSC en octubre de 2014 definió las crisis prolongadas como un flujo de trabajo prioritario para el MSC en 2015, y reafirmó que debería darse apoyo pleno al GT sobre crisis prolongadas durante el período final del proceso de negociaciones.

En este contexto se realizaron varias actividades durante los primeros meses de 2015, incluido un seminario para definir estrategias del GT del MSC y un acto público organizado por el MSC con las voces de la sociedad civil de países en crisis prolongadas, que contó con una buena participación de los miembros y participantes del CSA; la participación en las reuniones del GTCA sobre el Marco de Acción; contribuciones por escrito sobre los nuevos borradores; reuniones bilaterales con actores del CSA; y la preparación y participación en las negociaciones finales el 7 y 8, y del 18 al 22 de mayo de 2015.

El Marco de Acción se adoptó en el 42º período de sesiones del CSA, del 12 al 16 de octubre de 2015.

Aspectos clave de la evaluación de las OSC del Marco de Acción:

El GT del MSC fue un actor muy comprometido y activo en los tres años de elaboración y negociación del Marco de Acción para la seguridad alimentaria y la nutrición durante crisis prolongadas, como se presenta ahora para aprobación en el 42º período de sesiones del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA). A lo largo del proceso la delegación de las OSC negoció con éxito con los Estados, las agencias especializadas de las Naciones Unidas con sede en Roma, el sector privado y otras partes interesadas, dando grandes pasos en un esfuerzo de tres años para definir normas más apropiadas para acciones concertadas sobre el terreno y en las oficinas para todas las partes implicadas en crisis prolongadas actuales y probablemente futuras.

El GT del MSC acoge positivamente que muchas inquietudes fundamentales y propuestas significativas de la sociedad civil fueran aceptadas, a veces tras largos debates, e incluidas en el texto. A este respecto, el GT del MSC destaca los siguientes logros consagrados en los diferentes capítulos del borrador final de un documento marco que trata de forma específica el tema de la inseguridad alimentaria en crisis prolongadas. El GT del MSC también señala las deficiencias del documento, y subraya los desafíos futuros.

El carácter del documento

  • El Marco de Acción parte de un entendimiento y examen holísticos y amplios de las causas originarias y subyacentes de la inseguridad alimentaria y la desnutrición, sin limitar el alcance únicamente a la resiliencia.
  • El Marco de Acción está basado en un enfoque de derechos humanos que deberá orientar todas las medidas emprendidas a fin de abordar la inseguridad alimentaria y la desnutrición en crisis prolongadas, y que deberá complementar los enfoques de desarrollo y humanitarios.
  • El concepto de prevención se afirma de forma apropiada en todo el documento debido a que los delegados del MSC insistieron en integrarlo en las partes pertinentes.

Introducción

  • Inclusión de la ocupación extranjera como una causa originaria de la inseguridad alimentaria y la desnutrición en las zonas de crisis y como una situación que requiere una atención particular a la hora de asegurar un acceso seguro y libre a la ayuda humanitaria destinada a la alimentación.
  • Inclusión del cambio climático como una causa originaria de la inseguridad alimentaria y la desnutrición.
  • Identificación clara de las principales razones tras el fracaso de las políticas y programas en situaciones de crisis prolongadas, incluido el menoscabo de las capacidades, instituciones y prioridades locales debido a intervenciones externas; la falta de compromiso para prestar apoyo a los productores de alimentos a pequeña escala, y los intereses creados de orden comercial, político e institucional.

Partes interesadas

  • Asegurar que todas las partes interesadas relevantes están claramente listadas en el Marco de Acción.
  • Añadido de las palabras “o influir en” en la entradilla: “El Marco está destinado a todas las partes interesadas que pueden lograr una mejora o influir en la seguridad alimentaria y la nutrición en situaciones de crisis prolongadas“.
  • Reconocimiento del papel central de los productores a pequeña escala, aunque las delegaciones de los Estados se resistieron a añadir a “los sin tierra” en la definición de la nota al pie pertinente.

Principio 1

  • Integración de políticas que refuerzan los sistemas alimentarios locales como un componente principal para aumentar la resiliencia, incluido a través de las compras locales y la creación de reservas alimentarias.
  • Eliminación de un artículo que alentaba la adaptación sostenible para el desplazamiento de personas e inclusión de uno que apoya soluciones sostenibles en general, incluido el retorno a los lugares de origen en los casos en que sea posible hacerlo.

Principio 2

  • El MSC logró incluir el énfasis en la importancia de las regulaciones sobre inocuidad alimentaria, así como la necesidad de fortalecer las capacidades y la participación de las organizaciones locales de productores y consumidores de alimentos para mejorar la inocuidad alimentaria en crisis prolongadas.

Principio 3

  • Integración de los principios de coherencia con la legislación internacional de derechos humanos, la prohibición de usar los alimentos como un instrumento de presión política o económica, y la obligación de abstenerse de adoptar medidas unilaterales que no se ajusten al derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas, y que pongan en peligro la seguridad alimentaria y la nutrición, tal como se afirma en la Declaración de Roma de 1996.

Principio 4

  • El reconocimiento de que los Estados deben cumplir plenamente sus obligaciones de derechos humanos en virtud del derecho internacional y del derecho humanitario internacional para lograr la realización progresiva del derecho a una alimentación adecuada en el contexto de la seguridad alimentaria nacional.
  • La obligación de respetar y la garantía del respeto del derecho humanitario internacional.
  • Los Estados, las partes involucradas en conflictos y otras partes interesadas deben tener en cuenta el modo en que sus políticas y medidas podrían repercutir en la seguridad alimentaria y la nutrición de otras regiones y países afectados por situaciones de crisis prolongadas y examinar medidas adecuadas al respecto.
  • El reconocimiento de la protección especial de los pueblos indígenas afectados por una crisis prolongada o en riesgo de sufrirla.

Principio 5

  • La obligación de asegurar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas en apoyo de la seguridad alimentaria y la nutrición en situaciones de crisis prolongadas, tal como se ha reconocido en instrumentos jurídicos pertinentes, en particular la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

Principio 6

  • El reconocimiento de la necesidad de analizar y examinar los determinantes que subyacen en la inseguridad alimentaria y la desnutrición, y la necesidad de que los análisis estén controlados por los países.

Principio 7

  • El reconocimiento de la necesidad de que los países afectados controlen los programas y obliguen a sus socios de cooperación a trabajar a través de las instituciones nacionales para evitar socavarlas o crear sistemas paralelos.

Principio 8

  • El reconocimiento de la necesidad de reducir la deuda y el alivio de su carga como una medida clave para asegurar la seguridad alimentaria y la nutrición en las crisis prolongadas.

Principio 9

  • La importancia del vínculo entre la consolidación de la paz y los derechos de tenencia: “Procurando que todas las partes interesadas adopten las medidas necesarias para que en todo tipo de crisis prolongada se respeten los principios del derecho internacional en lo concerniente a los derechos de los miembros de poblaciones afectadas y en riesgo y su capacidad para acceder a sus recursos naturales y utilizarlos”.

Principio 10

  • Reafirmación de la referencia a las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional (Directrices sobre la tenencia del CSA), y de las Directrices voluntarias para lograr la sostenibilidad de la pesca en pequeña escala en el contexto de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza de la FAO, enfatizando el respeto a los derechos legítimos de los individuos, los agricultores, los pequeños productores, los productores de alimentos en pequeña escala, los pueblos indígenas y los miembros de poblaciones afectadas o en riesgo.

Desafíos y omisiones

  • El plan de acción original fue remplazado por otra sección, más corta y diluida, titulada “Difusión, utilización y aprendizaje”. Los términos aplicación e implementación se usan en otras partes del documento, pero no en esta.
  • Aunque el compromiso con el seguimiento se reconoce en otras partes del documento, hubo un fuerte rechazo de los gobiernos a añadir el seguimiento en esta sección. No hay una sección sobre funciones y responsabilidades, como en las decisiones importantes previas del CSA sobre gobernanza de la tenencia e inversión responsable en la agricultura. No pudo incluirse una referencia explícita a las obligaciones extraterritoriales; no obstante la siguiente frase fue incluida en el principio 4: “Los Estados, las partes involucradas en conflictos y otras partes interesadas deben tener en cuenta el modo en que sus políticas y medidas podrían repercutir en la seguridad alimentaria y la nutrición de otras regiones y países afectados por situaciones de crisis prolongadas y examinar medidas adecuadas al respecto”.
  • Tampoco fue posible incluir una referencia al principio de “no hacer daño” como tal. No obstante, se incluyó una frase en el principio 9: “Tratando de asegurar que las intervenciones relacionadas con la seguridad alimentaria y la nutrición no agraven las tensiones o conflictos”.
  • No se incluyeron referencias al concepto de agroecología o justicia de transición, debido a la fuerte oposición de algunas delegaciones. No se incluyeron tampoco referencias a la cobertura sanitaria universal ni a las metas de nutrición de la Asamblea Mundial de la Salud, debido también a la oposición de algunas delegaciones.

Pese a todas las deficiencias, el GT del MSC considera el Marco de Acción y todos los elementos listados anteriormente como un logro extraordinario. El principal desafío ahora es el camino que tenemos por delante.

El camino por recorrer

El GT del MSC sobre crisis prolongadas sugiere centrar la energía y los debates ahora en los pasos necesarios para asegurar la aplicación, utilización y seguimiento del Marco de Acción a nivel nacional, regional e internacional. Esto incluye los siguientes desafíos y tareas:

  • Definir las funciones, responsabilidades y acciones clave que las partes interesadas deberían realizar en diferentes contextos, enfatizando la importancia de colocar a las comunidades en crisis en el centro de la planificación y los mecanismos de aplicación.
  • Discutir cómo puede usarse el Marco de Acción para orientar políticas y medidas más eficaces a nivel nacional y regional.
  • Establecer un proceso para el monitoreo, la evaluación y la revisión de la aplicación y el impacto del Marco de Acción.