El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) de las Naciones Unidas elabora recomendaciones políticas y directrices voluntarias que pueden orientar a los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas y otros actores pertinentes a la hora de abordar la inseguridad alimentaria y la malnutrición en diversos contextos. Entre las funciones estratégicas del Comité se encuentra la función sobre la asimilación, dedicada a fomentar la asimilación, el seguimiento y la revisión de los productos políticos del CSA, así como a compartir experiencias y mejores prácticas sobre su uso y aplicación.

En línea con esta función, el Programa de Trabajo Plurianual del CSA (PTPA) 2024-2027, aprobado durante la 51ª sesión plenaria incluye un flujo de trabajo destinadao a facilitar un debate en profundidad sobre la intensificación de los esfuerzos para aumentar la concienciación, la apropiación, el uso y la utilidad de los resultados políticos del CSA a todos los niveles. A través de un proceso abierto y participativo, se espera que este flujo de trabajo prepare un Plan de Acción que se presentará al Comité para consideración y aprobación en el 52º período de sesiones, en octubre de 2024.

El MSCPI espera desarrollar un Plan de Acción que permita a las organizaciones en las comunidades traducir los resultados políticos del CSA en políticas y legislación tangibles. En este sentido, es fundamental garantizar que la sociedad civil y las organizaciones de los Pueblos Indígenas participen activamente tanto en el desarrollo de los documentos como durante su aplicación. En otras palabras, traer “Roma a casa” vinculando los contenidos de los acuerdos políticos del CSA a sus esfuerzos de incidencia a nivel nacional o local. 

En la reunión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta (GTCA) que tuvo lugar el 29 de abril, Paula Gioia, de La Vía Campesina, y Charlotte Dreger, de FIAN, compartieron las aportaciones clave del MSCPI para el borrador del Plan de Acción, que se detallan a continuación. 

Lea los comentarios del MSCPI para fortalecer el Plan de Acción para la implementación de los resultados políticos del CSA

El MSCPI acoge con satisfacción la nueva estructura del documento. Es más clara en cuanto a las acciones propuestas y menos repetitiva, al tiempo que ilustra mejor que todos los actores deben colaborar para lograr el Plan de Acción.

Nos gustaría describir nuestro papel como sociedad civil y Pueblos Indígenas en el CSA, y basándonos en ello sugerir algunas mejoras. El MSCPI facilita la participación de los sectores y regiones más afectadas por la inseguridad alimentaria y la malnutrición en los procesos políticos del CSA. ¿Quién podría conocer mejor las necesidades y prioridades en los contextos locales que nosotres, que venimos de allí? 

Partiendo de nuestra experiencia en el proceso de elaboración de las recientemente aprobadas Directrices Voluntarias del CSA sobre Igualdad de Género y Empoderamiento de Mujeres y Niñas (GEWGE VGs), nos gustaría describir cómo fue nuestra participación en dicho proceso. 

Durante todas las fases de la negociación, conseguimos hacer oír las voces de más de 200 organizaciones de la sociedad civil y de los Pueblos Indígenas, procedentes de diversas regiones. Había mujeres y también otras personas sometidas a discriminación por su identidad de género y/u orientación sexual procedentes de contextos diversos, que aportaron calidad y apropiación a los debates. 

Nuestro trabajo no concluyó con la aprobación de las Directrices Voluntarias en la pasada Sesión Plenaria 51 del CSA. Seguimos comprometides a traer “Roma a casa”, después de haber traído “Nuestra casa a Roma”. El Grupo de Trabajo sobre Mujeres y Diversidades de Género del MSCPI se encuentra ahora en un proceso para reflexionar sobre cómo llevar a cabo un trabajo colaborativo, dentro y fuera del MSCPI. Y cómo podemos fortalecer la difusión de las Directrices de Género del CSA a través del desarrollo de materiales populares para hacerlas accesibles a una diversidad de actores locales. Asimismo, explorar qué herramientas de comunicación popular pueden construir un puente entre los resultados políticos y nuestras luchas locales, para hacer avanzar realmente la igualdad de género en los sistemas alimentarios.

Este ejemplo muestra lo importante que es garantizar las condiciones adecuadas para la participación social, incluidos los recursos, tanto en el proceso de convergencia política como en la fase de difusión, asimilación y aplicación. 

Así pues, pasamos ahora a nuestras sugerencias concretas para el Plan de Acción que proponemos: 

  1. Fortalecer la Participación Social: Consideramos que el papel de la sociedad civil y de las organizaciones de los Pueblos Indígenas debe ser enfatizado y reconocido con mayor fuerza en todo el Plan de Acción. Como se ha descrito anteriormente, somos actores clave para el éxito del CSA en todas sus fases. Sin embargo, actualmente el plan de acción no da suficiente prioridad a los países y sectores más afectados y es débil en cuanto a la participación social. 

En lo que respecta a la aplicación, somos clave para comprender qué partes de los resultados políticos del CSA podrían trasladarse a las comunidades en sus propios contextos. 

También es importante en la parte relativa a los espacios nacionales de múltiples partes interesadas, que el Plan de Acción pretende mapear y fortalecer, detallar criterios claros, basados en los derechos humanos y con criterios explícitos y transparentes para prevenir conflictos de intereses, mitigar las asimetrías de poder y proporcionar condiciones adecuadas para la participación.

2. Apropiación: Desde nuestro punto de vista esta noción debe reforzarse. Actualmente, la definición propuesta no se centra lo suficiente en la calidad del proceso de convergencia política para alcanzar la apropiación. Es importante destacar la necesidad de condiciones adecuadas para la participación de todos los actores, por ejemplo, incluyendo la interpretación durante las sesiones y la traducción oportuna de los documentos. 

También tenemos dos preguntas:  

  • ¿Cómo, quién y cuándo se desarrollará la caja de herramientas? Esto no está claro. ¿Y cómo se realizará el análisis basado en las experiencias de la aplicación de los principales acuerdos políticos del CSA?
  • En cuanto al mapeo de espacios de múltiples partes interesadas: ¿cuál es la metodología propuesta prevista para llevarlo a cabo y los criterios para estos espacios?

Sólo quiero compartir tres sugerencias más concretas. La primera se refiere al Derecho a la Alimentación. Creemos que también es necesario mejorar el Plan de Acción para que el Derecho a la Alimentación sea el marco general. Por ejemplo, sugerimos que la recopilación del GANESAN no se base únicamente en la identificación de lagunas, sino que también proporcione orientación sobre cómo pueden utilizarse los acuerdos políticos del CSA para apoyar las transformaciones de los sistemas alimentarios basadas en el derecho a la alimentación. 

En cuanto a la priorización de los temas (punto 1.A.2), pensamos que deben hacerse con base en su relevancia para la consecución del Derecho a la Alimentación y para la superación de las barreras estructurales para la realización del Derecho a la Alimentación. En el mismo punto, más que alinearse con las prioridades de otros espacios de Naciones Unidas deberían ser estos espacios los que se alinearan con las prioridades expresadas por el CSA, ya que el CSA es el espacio de gobernanza alimentaria más inclusivo. Otros espacios de la ONU deberán continuar contribuyendo, con su experiencia, a las prioridades del CSA. 

El segundo punto se refiere al papel de las Agencias Basadas en Roma (ABR), como agencias de la ONU especializadas en alimentación y agricultura, que deberían estar más presentes en el documento. Las ABR están mejor situadas para promover la aplicación y la asimilación de los resultados políticos del CSA. A este respecto, la evaluación del CSA en 2018 también contiene varias recomendaciones pertinentes.

El tercer punto se refiere a la movilización de recursos. Hemos observado que en varias partes del documento se hace referencia a mantenerse dentro de los recursos existentes. En consonancia con la evaluación de 2018, debería añadirse la noción de explorar mecanismos para la movilización de recursos en línea con el marco de derechos humanos y salvaguardias claras para proteger al CSA frente a conflictos de intereses. 

Por ejemplo, en el marco de la función de coordinación del CSA, creemos que deberían considerarse nuevas posibilidades de movilización de recursos en relación con los debates actuales sobre la reforma de la arquitectura económica mundial. También creemos que el CSA debería pensar en formatos (por ejemplo, rondas de debate) para alcanzar compromisos de financiación por parte de los países. 

También me gustaría añadir una pregunta más sobre la estrategia de seguimiento y evaluación. Pensamos que se necesitan más aclaraciones para poner el Plan en marcha. ¿Qué más debería hacerse, además del repositorio digital?  ¿Cuál debería ser el papel de la sociedad civil y de los Pueblos Indígenas, y el del GANESAN? Estas cuestiones deberían basarse en los principios previamente definidos en la reforma del CSA. 

Twitter
Contactos
Twitter
Contactos

Privacy PolicyCookie Policy

Csm4cfs © 2024. Website by Marco Principia

to top
Llamamiento a la acción
Participa en la movilización de los pueblos

Para denunciar y oponerse a la Cumbre de la ONU sobre sistemas alimentarios

¿Te apuntas?